¿Cuales Son Los Riesgos De Los Créditos Rápidos?

Riesgos de los créditos rápidosLos créditos rápidos son un producto financiero que permite conseguir dinero a través de Internet por medio de un proceso muy sencillo y rápido. Al ser un producto muy fácil de conseguir es normal que se abuse de estos préstamos para obtener dinero rápido en cualquier situación. ¿Esto convierte a los créditos rápidos en un producto de riesgo?

En este artículo vamos a analizar los riesgos de los créditos rápidos, de forma que sepas en qué casos se puede convertir en un producto de riesgo, y cuando y dónde se pueden utilizar con total seguridad.

 

Aspectos a tener en cuenta antes de solicitar créditos rápidos

Los créditos rápidos fueron concebidos para tratar de cubrir una necesidad que tenia mucha gente de conseguir un préstamo de forma urgente. Anteriormente se solía recurrir a familiares o amigos, pero con la llegada de las nuevas tecnologías, surgieron empresas que permitían conseguir un crédito por Internet en cuestión de minutos.

Estas empresas de créditos rápidos permiten conseguir dinero en 10 minutos simplemente indicando tus datos personales y bancarios en un formulario de solicitud y verificar dichos datos por medio de una cuenta bancaria online. Ofrecen una decisión inmediata y una respuesta al usuario en unos minutos, lo que hace que no puedan realizar un estudio de riesgos financieros completo. Esto hace que este tipo de empresas asuman mayores riesgos de impago que las que ofrecen préstamos personales.

Aquí es donde está el primer aspecto a tener en cuenta, ya que las empresas de créditos rápidos anuncian que no piden apenas requisitos para conseguir la aprobación de un préstamo, cosa que es verdad en la mayoría de los casos, pero hay que tener en cuenta que cuanto mayor riesgo asuma la entidad financiera, mayores serán los costes del crédito. Esto hace que los créditos rápidos sean un producto caro.

Hablando de intereses, también hay que saber que dentro de los créditos rápidos podemos diferenciar dos subproductos: Los minicréditos y los préstamos rápidos. En el caso de los minicréditos, las cantidades son muy bajas y el plazo no supera el mes en la mayoría de los casos, por lo que los intereses a cobrar son muy altos, pudiendo llegar al 3000% anual. Al devolver el dinero en unos días estos intereses no se notan tanto como pueda parecer. Los préstamos rápidos que ofrecen mayores cantidades y devolución mensual disponen de intereses más bajos, siendo parecidos a los que tienen las tarjetas de crédito y superiores a los de los préstamos personales.

Debido a que los tipos de interés son elevados, las empresas de créditos rápidos ofrecen información transparente sobre los tipos aplicados, permitiendo que los usuarios sepan en todo momento lo que van a pagar por el dinero prestado. Además, están obligadas por ley a mostrar el tipo de interés en formato de tipo anual equivalente o TAE, de forma que se puedan comparar los intereses de estos créditos con los de otros productos financieros.

 

¿Son los créditos rápidos un producto financiero de riesgo?

La respuesta a esta pregunta dependerá del contrato del crédito rápido, por lo que para no asumir riesgos innecesarios es necesario leer el contrato de forma cuidadosa y en caso de duda preguntar. La mayoría de las empresas de créditos rápidos informan al usuario de sus condiciones de forma transparente, pero leer el contrato evitará asumir riesgos innecesarios.

Por otra parte, estos créditos son sin garantía, por lo que no necesitan aval para la concesión del dinero. Esto hace que el riesgo que se asuma en caso de impago sea menor que los préstamos con garantía, que ofrecen un aval como garantía de pago del préstamo y en caso de impago el aval sería ejecutado.

Solicitar créditos rápidos seguros

Aunque no haya un aval, los créditos rápidos tienen tasas y penalizaciones por impago que estarán escritas en el contrato del crédito, de forma que si no devuelves el dinero en el plazo establecido te estarás exponiendo a una deuda con esta empresa, que si no es abonada hará que te incluyan en ASNEF.

Al estar todas las condiciones en un contrato y ser las empresas transparentes, los créditos rápidos no son especialmente un producto de riesgo. El riesgo que tienen es que debido a la facilidad para disponer del dinero, algunos usuarios los utilizan para conseguir dinero en cualquier situación, haciendo que en algunos casos se utilicen para pagar una deuda anterior, y que el usuario esté cada vez más endeudado.

Es por ello que la mayoría de las empresas de créditos rápidos aluden a un código de buenas prácticas e indican a los usuarios que no soliciten un préstamo para pagar otro o que antes de realizar la solicitud piensen si pueden conseguir el dinero con otro producto más barato.

 

¿Cómo conseguir créditos rápidos de forma segura?

Para conseguir créditos rápidos de forma segura es necesario elegir una empresa de confianza, que opere de buena fe y de forma transparente. Para ello la primera recomendación es utilizar un comparador de préstamos online, ya que además podrás valorar las diferentes opciones que tienes disponibles.

Leer las opiniones de los clientes que han utilizado los créditos rápidos te permitirá hacerte una idea de cómo trabaja la empresas y del grado de satisfacción de los usuarios. También sabrás los aspectos positivos y negativos de la financiera.

La entidad financiera de créditos rápidos te tiene que ofrecer el contrato del crédito con todas las condiciones expresadas de forma clara y concisa, por lo que leer este contrato es el paso que más seguridad te va a dar, ya que son las condiciones que vas a firmar.

La entidad financiera debería disponer de un servicio de atención al cliente con el que puedas contactar y tenga respuesta rápida, ya que esto hará que puedas resolver los posibles problemas o dudas que tengas rápidamente.

Hay que indicar que hay prestamistas que ofrecen dinero rápido por Internet y cuyo medio de contacto es un correo electrónico. Este tipo de prestamistas no son seguros y hay que huir de este tipo de ofertas aunque las condiciones sean buenas.

 

Conclusión

Los créditos rápidos no son un producto de riesgo, al menos no tienen más riesgo que otros productos financieros, aunque debido a su rapidez y facilidad de uso, ofrecen tipos de interés elevados. Normalmente los usuarios que recurren a este tipo de financiación necesitan el dinero de forma urgente, por lo que en muchas ocasiones no leen el contrato o no se fijan en todas las condiciones. Esto puede provocar problemas para devolver el dinero o malas experiencias.

Siguiendo los consejos que te hemos indicado en esta página, evitarás riesgos y sorpresas desagradables, y te permitirá solicitar créditos rápidos en empresas seguras y con los mejores tipos de interés posibles.

Si necesitas créditos rápidos, accede a Creditosrapidos10min y tendrás el listado completo de créditos rápidos seguros y fiables que puedes solicitar por Internet se forma rápida y sencilla y sin apenas requisitos.

 

 

Puntúa este artículo

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *